English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
this widget by www.AllBlogTools.com

El kykeon eleusino

Una parte esencial del ritual con el que culminaban los misterios de Eleusis consistía en beber el kykeon, la bebida sagrada que Metanira había preparado para Demeter a instancias de la diosa y cuyos ingredientes eran la cebada, la menta y el agua. En Eleusis las viejas tradiciones ctónicas de iniciación que proporcionaban su profundo sentido a los Misterios se reconcilian con el universo olímpico, al igual que Demeter se reconcilió finalmente con Zeus, tras recuperar a su hija. Es por ello que el antiquísimo brebaje ritual indoeuropeo ocupaba allí un lugar destacado. Pero lo que el kykeon enseñaba “no es que las almas viven cuando se separan del cuerpo, sino cómo será ese vivir” (Rhode, 1973: 279).


Esta enseñanza que no podía ser encerrada en palabras ni, por tanto, ser trasmitida con ellas, esta “inefable visión” era, en realidad, una resurrección dentro del individuo, un nacer a sí mismo que abría los ojos a la auténtica vida del espíritu; una conmoción espiritual tan fuerte que a partir de entonces hacía considerar de otra manera las cosas de este mundo y adquirir la certeza de una verdadera y luminosa existencia espiritual “después de la muerte, cuando descienda a la oscuridad tenebrosa” (Himno homérico a Demeter, 483). Es de esta forma que el kykeon presenta precisas equivalencias con la antigua bebida sagrada indoirania (Soma-Haoma) en tanto que, como aquélla, proporciona una existencia más serena y próspera en esta vida y una dichosa inmortalidad en la otra.

Hace ya tiempo que se ha sospechado que esta bebida contenía una droga responsable de las visiones, pero su identificación resultaba muy problemática. Incluso desde el análisis filológico se ha señalado la evidencia del kykeon como una droga psicoactiva. Tal, por ejemplo, Ralph M. Rosen (1987) que tras un detallado análisis de un fragmento de Hiponax, concluye:

"Our study of Hipponax fro 48 Dg. has covered several interpretations of the last line, which we may now summarize: I) The kykeon is a drug in the medicinal sense, against physical affliction; 2) The kykeon is a food to ward off hunger (farmakon here used as in frg 43 Dg., a "remedy/protection against"); 3) The kykeon recalls Demeter's drink in Dem., and evokes the ritual activities associated with her rites, including fasting, imbibing the kykeon, and ritual aischrologia. Clearly connected with this, and reinforcing it is 4) the kykeon as an ancient, magical potion associated explicitly in Homer with psychotropic farmaka. When the kykeon is understood in senses 3) and 4), it calls to mind participation in a religious ritual that included invective, and it thus inspires iambic aischrologia. The speaker (no doubt the poet's persona) will be able to fortify himself for his poetic attacks by reenacting this ritual, and, therefore, at the same time, he will be able to relieve the poneríe both of his enemies and of himself, i.e., the malevolence of his enemies and the wretchedness that this malevolence has caused him. Finally, 5) when the kykeon is properly understood to be Eleusinian, it anticipates one of the goals of initiation-temporal happiness and wealth-and thus reminds us that the word poneríe also means 'poverty'".

K. Kerenyi (1977), por su parte, en un trabajo cásico había señalado que el kykeon, la bebida ritual de Eleusis, poseía propiedades psicoactivas capaces de producir una experiencia homogénea en los que recibían la iniciación; tales propiedades residirían, según este autor, en uno de sus ingredientes: la menta o blechon, ordinariamente identificada como poleo (mentha pulegium), planta con una ligera actividad psicotrópica. Tal interpretación ha sido rechazada por Wasson, Hofmann y Ruck (1980) quienes, basándose en un amplio y profundo estudio de los contenidos herbóreos y botánicos de diversos mitos griegos contrastados con la evidencia literaria y arqueológica, sostienen que el kykeon eleusino debía sus potentes propiedades psicoactivas a la infestación de uno de sus componentes, la cebada, por el activo hongo alucinógeno claviceps purpurea. Ello vendría a explicar, de paso, la existencia de determinados síntomas físicos que acompañaban la revelación: sudores fríos y sensación de vértigo, comunes en las experiencias con alucinógenos. También explica un pasaje de Hipólito (Philosophoumena, V, 8):


Según los frigios, dios es una espiga tierna de cereal, y -siguiendo a los frigios- cuando los atenienses celebran la iniciación en los Misterios muestran en silencio a los aspirantes el maravilloso y fuerte y más completo de los misterios reveladores: una espiga de cereal.

En palabras de estos autores, en Eleusis se mezclaban dos tradiciones religiosas, la ctónica y la olímpica, por lo que constituye un testimonio del desarrollo de la religión desde los tiempos pre-helénicos a los helénicos: “Así también, en las tradiciones míticas Demeter llega a Eleusis procedente de la isla minoana de Creta, mientras el primer hierofante de los misterios de la diosa remontaba su ascendencia a una familia del septentrión de Tracia. El propio cornezuelo presenta, al igual que el vino, una trasmutación perfecta del enteógeno indoeuropeo silvestre, en una variedad cultivada”.

I. Valencic (1994), por su parte ha planteado una serie de objeciones a esta hipótesis:

"Objection 1. The proposed psychoactive ingredients of C. purpurea, ergonovine and methylergonovine, are not exceptionally psychedelic when ingested as synthesised compounds.

Objection 2. Preparations of C. purpurea itself have not been made and pharmacologically tested which demonstrate it might have been sufficiently psychoactive to have provided the undoubted powerful psychedelic reaction to the kykeon.

Objection 3. These same proposed active ingredients, at the doses necessary to produce the moderate psychoactive effects they are capable of producing, also produce significant discomfort, cramping, and lassitude. Presumably the effect of the kykeon was a quite enjoyable experience or it wouldn’t have been sought after by rich Athenians to entertain guests, nor would the experience of the sacrament at Eleusis have been written about so glowingly by everyone who partook of the Rite and its potion.


Objection 4. In addition, ergonovine at these dose levels is capable of producing spontaneous abortion, and since women were often initiates in the Rite and no such problems were ever described, we must doubt that the full story has been discovered in the C. purpurea hypothesis as advanced in The Road to Eleusis.

Objection 5. Concerning the C. paspali variant of the hypothesis, it is objected that this fungus is known to produce tremors in cattle grazing on infected grass, and, similarly to C. purpurea, that no one has processed the fungus into a preparation shown to be psychedelic to a degree in agreement with the properties of the kykeon.

Objection 6. The reference to the composition of the kykeon in the Homeric Hymn to Demeter is obviously incomplete, or even false, the recipe given there containing only water, barley, and a type of mint known to be at most only slightly psychoactive. It is thus proposed that this formula was merely a red herring, a way to deceive and disguise the true recipe. Barley may have had nothing to do with the true ingredients. Thus other psychedelic entities such as Psilocybe mushrooms or even opium must be considered as possibilities".


Estas objeciones han sido rebatidas por Webster, Perrine, y Ruck, (2000: 55-86) quienes mantienen la validez del claviceps purpurea como elemento activo del kykeon eleusino, en base a las siguientes consideraciones: el que la cebada esté muy presente tanto en el mito como en el ritual eleusino no debe ser casual y los hongos del tipo psilocybe no encajan bien ni con la fecha en que se celebraba el festival ni con la posibilidad de tener una amplia reserva de ellos. Por otra parte, los efectos enteógenos del ergot han podido ser intensificados mediante prácticas como el ayuno en los días previos. En cualquier caso habría que contar con la posibilidad de que los sacerdotes de Eleusis consiguieran producir otros alcaloides más potentes utilizando el claviceps purpurea que infestaba el cereal, mediante un sencillo procedimiento que consiste en diluirlo en agua con cenizas de madera quemada, lo que proporciona una base de carbonato potásico con la que se produce ergina e isoergina a partir de la ergotamina. La menta se añadiría probablemente con el fín de eliminar el mal sabor y, también, la sensación de naúsea.

2 comentarios:

Josep Mª dijo...

Saludos,
En relación al Kykeon, Elisa Guerra comenta en su libro “Las drogas en la Prehistoria. Evidencias arqueológicas del consumo de sustancias psicoactivas en Europa” en su página 138 que en unas excavaciones realizadas en Mas Castellar (Pontos, Girona) que según parece la versión del Claviceps purpurea es correcta al haberse examinado un vaso encontrado en una sala dedicada al culto (Juan – Tresserras – “Estudi dels residus orgànics per a la identificació de possibles ritus i ofrenes” ).
¿Se sabe algo más concreto sobre el tema?
Gracias.
Josep Mª

Carlos G. Wagner dijo...

Hola Josep,

Si es un dato muy interesante. Lo incorporé en El registro arqueobotánico de los enteógenos en España (http://pocimae.blogspot.com/2007/10/trances-y-visiones-extticas-en-la.html). En cualquier caso, de momento, no conozco más datos al respecto.

Saludos


ir arriba