English French German Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified
this widget by www.AllBlogTools.com

¡Muchas gracias!

¡10.000 visitas, Solsticio de Verano y Noche de San Juan!
Una bonita coincidencia

Han transcurrido varios meses desde que, a finales del pasado septiembre, comencé este blog. No empezaba desde cero. De hecho, como explicaba en un primer momento, publicaba en él los materiales de casi veinticinco años de investigaciones, no intensivas, sobre las drogas sagradas en la Antigüedad. Aunque había comenzado pronto con el tema, siendo un joven doctor en Historia Antigua, con un artículo publicado en la revista de mi Departamento, que por cierto mereció las alabanzas del prof. Schultes, al que había tenido la osadía de mandárselo, en un carta que conservo aún como un valioso tesoro, pronto comprendí que por aquel entonces, ante la incomprensión de la mayor parte de mis colegas, no podía constituir mi línea prioritaria de investigación, si quería continuar como profesor en la Universidad.

Así que trabajé duro en otros temas sin olvidarme de este. Mientras escribía libros y artículos que nada tenían que ver con los enteógenos, recopilaba información, tomaba notas e iba elaborando un dossier que fue creciendo con el tiempo. Aún me atreví, consolidada ya mi docencia universitaria, a publicar unos pocos artículos más, pero la mayor parte de mis esfuerzos estaban dirigidos a mi trabajo como profesor y a mis investigaciones en otros campos del mundo antiguo.

Un día, hace unos años, a la vista de todo el material recopilado durante todo aquel tiempo, consideré que tal vez era el momento de publicar un libro. Una editorial, que ya había publicado otro trabajo mio, se ofreció en tal sentido. Así que comencé a escribirlo realmente ilusionado. Cuando ya estaba bastante avanzado, la editorial en cuestión dio claros signos de mala gestión en la distribución y en el pago de mi anterior obra, por lo que renuncié a que ellos lo publicaran. Al cajón una vez más, mientras seguía enfrascado en otros varios proyectos.

Pasado un tiempo, y ante el auge de las publicaciones en Internet, decidí que ese era el camino que iba a tomar. Así nació este blog. De un libro frustrado que había tardado muchos años en gestarse. Pronto me di cuenta que no solo era importante publicar en él lo que yo había escrito, sino que tenía la oportunidad de convertirlo en una página web que permitiera el acceso a los trabajos de otros muchos investigadores. Así que fui aumentando el número de recursos de todo tipo que, en relación con la investigación seria sobre los enteógenos, se puede encontrar en Internet. Y añadí algunos artículos propios nuevos que no figuraban en el manuscrito (en realidad estaba escrito en mi Mac) original. Hoy, vísperas del Solsticio de verano, Farmaka y Enteógenos ha recibido la visita número 10.000. Dudo mucho que mi libro hubiera tenido tantos lectores y tan asiduos, por lo que les estoy sinceramente agradecido. Han sido un gran estímulo y me animan a seguir trabajando.


Por una graciosa y bonita coincidencia estamos en vísperas del Solsticio de verano y de la Noche de San Juan. Uno de los momentos del año proclive a la aparición de todo tipo de espíritus y fantasmas. Como se han escrito millares de páginas sobre el tema, no me extenderá más sobre ello. Pero si me gustaría señalar que en gran parte de Europa, la Noche de San Juan está muy relacionada con la artemisia o ajenjo, también llamada popularmente "el encantamiento de San Juan", "magia de San Juan" o, sencillamente "hierba de San Juan", una planta de fuerte capacidad psicoactiva que induce visiones y era utilizada para alejar a los malos espíritus que aprovechaban aquella noche para hacer de las suyas. Así que el círculo, de alguna manera, se cierra. No podía haber sido más adecuado.

En fin, no me queda más que desearles un feliz verano, tiempo propicio para el descanso y las evocaciones, darles las gracias de nuevo y recomendarles la lectura, si no lo han hecho ya, del magnífico trabajo de Godbey publicado ¡en 1930! -sobre todo las páginas 226 y 227 -en el volumen, 46, del American Journal of Semitics Lenguages and Literatures (accesible, mediante suscribción, vía JSTOR). Que lo disfruten.

8 comentarios:

El llano Galvín dijo...

Aprovechando tu gratitud a tus lectores yo sólo puedo darte las gracias a tí por tu blog. Desde hace tiempo sigo tu textos y debo decirte que cuentas cosas fascinantes. Eso sí no ceses en tu empeño de publicar un libro, aquí tendrías un comprador seguro.
Mi más sincera enhorabuena, un saludo!!!!

Carlos G. Wagner dijo...

Me alegra saber que eres un asiduo.
Gracias por tus elogios y un cariñoso saludo

Adrián T. Rodríguez dijo...

Ave
Decir que este es un blog magnífico es poco. Como poco agradecerte el esfuerzo y el tiempo que dedicas a revelarnos esa parte del mundo antiguo que muchos quieren ignorar.
Trabajos como el tuyo salvan de alguna forma el pasado. Gracias.

Carlos G. Wagner dijo...

Agradezco mucho tus palabras, Adrián, y me alegra enormemente que te perezca interesante. Sois vosotros los que dáis sentido a mi trabajo.
Saludos

Antonio dijo...

Añado mi felicitación a las antecedentes, por lo que es el blog en sí, pero además, como todos los problemas, el de las drogas puede y debe ser tratado también en su historia, al contrario de lo que —sospecho— piensan esos profesores-avestruces que esconden la cabeza entre las hojas de un libraco horrorizados (¡el fin del mundo!) ante cualquier enfoque original.

Carlos G. Wagner dijo...

Gracias, Antonio. Tienes mucha razón, el conocimiento histórico es fundamental en este caso y en otros, pero siguen primando las tendencias puritanas en muchos ámbitos de la investigación.

Saludos

Symposion dijo...

No sabia que en San Juan hiciste el millardo... y que cumplas muchos más!!

Saludos y a seguir con algo que es único en nuestro idioma.

Sym.

Carlos G. Wagner dijo...

Gracias, Symposion, la verdad es que es un placer teneros como lectores

Un abrazo


ir arriba